ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2009 > 2009/10 > La política represiva de Alan García

Fuerte embestida contra los movimientos sociales en Perú

La política represiva de Alan García

A tres años de su elección, el presidente peruano Alan García ha endurecido fuertemente la represión hacia los movimientos sociales, indígenas, ambientalistas y la izquierda en su conjunto, que se oponen a su política “modernizadora”, a legalizar de hecho la impunidad de las Fuerzas Armadas. Una inclinación peligrosa en momentos en que Perú reviste una importancia estratégica para los operativos contra los gobiernos progresistas de la región que amenazan los intereses del establishment local y estadounidense.

por Monica Bruckmann, octubre de 2009

En febrero de 2008, dos campesinos fueron ejecutados por miembros de la policía que reprimía el bloqueo de caminos durante un paro nacional agrario en la región de Ayacucho. Algunos días más tarde, el presidente peruano Alan García declaraba: “La policía ha actuado con mucha convicción y decisión, y yo felicito a la policía, está muy bien que defienda al Perú (…) Que sirva de lección a los que promueven públicamente el paro y la agitación; que sepan a dónde conduce esto”.

Estas amenazas se sustentan en un aparato legal creado bajo el Gobierno de Fujimori, después endurecido por el Gobierno de García, que permite la criminalización de los movimientos sociales y la impunidad de las Fuerzas Armadas en sus acciones represivas. Estas, igual que la policía, se sienten autorizadas a utilizar libremente sus armas contra los que protestan, sin tener que responder ante la justicia por las heridas o (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

LMD edición Cono Sur