ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2019 > 2019/10 > Justin Trudeau o la ostentación de la virtud

En Canadá, vender armas y aparentar tener la conciencia tranquila

Justin Trudeau o la ostentación de la virtud

Para los grandes medios de comunicación, la duplicidad del primer ministro canadiense Justin Trudeau se habría puesto de manifiesto con la revelación de las imágenes que lo muestran maquillado de negro. ¿Acaso no se había presentado el dirigente liberal como un defensor de la diversidad? Sin embargo, existe otro ámbito, mucho menos comentado, en el que se manifiesta la enorme brecha entre sus discursos y sus actos: la política exterior.

por David Carment y Richard Nimijean, octubre de 2019

Para los canadienses, acostumbrados a los tristes trajes del conservador Stephen Harper, la victoria de Justin Trudeau, joven sonriente y “cool”, en las elecciones federales de octubre de 2015, supuso una ruptura. Mientras que el ex primer ministro se negaba a hablar de los “problemas de mujeres”, las desigualdades salariales o la violencia sexual, Trudeau prometía convertir a sus hijos en futuros feministas convencidos. A contracorriente del cinismo de los conservadores canadienses, el recién llegado anunciaba “un futuro mejor” (sunny ways) y una política “positiva”. Según anunció la noche de su victoria, bajo su batuta, el país se liberaría de la tutela de Estados Unidos y volvería a la escena política internacional.

Este discurso sedujo no solo a los canadienses, sino también a los medios de comunicación de todo el mundo, que han presentado a Trudeau como el reverso perfecto de Donald Trump, el antídoto contra el nacionalismo y el populismo (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.