ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2010 > 2010/04 > José Vidal-Beneyto, o la impaciencia apasionada

José Vidal-Beneyto, o la impaciencia apasionada

por Ferran Montesa, Ignacio Ramonet y Ramón Chao, abril de 2010

El pasado 16 de marzo falleció en París, a la edad de 83 años, nuestro amigo entrañable, inmenso intelectual y colaborador de nuestro periódico José Vidal-Beneyto.

La última vez que lo vimos, a mediados de marzo pasado en el hospital de París, Pepín conservaba un rostro de eterno adolescente, una mirada cariñosa y unos modales nerviosos e impacientes. Ya no mostraba, en cambio, su célebre carácter entusiasta, sus “pataletas” épicas, ni el invasor malabarismo verbal que podía usar en varios idiomas. Lo conocimos en París hace unos cuarenta años, cuando conspiraba contra Franco desde un puesto en el que utilizaba con profusión las virtudes antedichas: representante de la Delegación exterior de la Junta Democrática.

Era un hombre de flechazos. El primero se lo asestó a él el catolicismo, y lo sufrió en el colegio de los escolapios de Zaragoza. En el segundo fue víctima del Opus Dei, cuando a los dieciséis años (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Acceso gratuito a nuestros contenidos hasta el 12 de abril debido a la situación excepcional provocada por el COVID-19.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

P.-S.

LMD en español