ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2006 > 2006/05 > Guerra de ideas

Guerra de ideas

Editorial, por Ignacio Ramonet, mayo de 2006

En las recientes revueltas contra el CPE (Contrato de Primer Empleo) que han tenido lugar en Francia, el entusiasmo y la vivacidad de la calle contrastaron, una vez más, con el desesperante silencio de los intelectuales. Lo mismo había sucedido en noviembre de 2005, con ocasión de las revueltas en los suburbios. Salvo raras excepciones (Jean Baudrillard, John Berger), pocas voces han sabido leer estos acontecimientos en medio de tanta palabrería, develar su profunda significación y proyectarlos en acciones futuras. La sociedad se ha encontrado huérfana de una interpretación pertinente y movilizadora, a riesgo de ignorar sus propios síntomas y volver a experimentar nuevas crisis.

Un intelectual es un hombre o una mujer que aprovecha su fama, adquirida en los campos del arte o de la cultura, para movilizar a la opinión pública en favor de ideas que considera justas. En los Estados modernos, además, su función ha consistido, durante los (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

DossierGuerra de ideas

En las recientes revueltas contra el CPE (Contrato de Primer Empleo) que han tenido lugar en Francia, el entusiasmo y la vivacidad de la calle contrastaron, una vez más, con el desesperante silencio de los intelectuales.
  • En esto estamos...

    Jacques Bouveresse
    Según las últimas noticias parece, como diría Proust, que otra vez “algo ha cambiado en Francia”. Como siempre, el problema es saber si lo real es el cambio en sí mismo, y no más bien la impresión que tenemos de él. Y en particular la sensación de que los periodistas sienten que algo ha cambiado.
  • Universidad y patrocinio privado

    Christian de Montlibert
    Impulsada con frecuencia a escala europea, la primacía de la rentabilidad impregna la orientación universitaria del Gobierno. Desde hace una decena de años, las universidades se ven conminadas a tener en cuenta las “necesidades” de las empresas.
  • Cuando Pierre Rosanvallon critica la “falta de comprensión”

    Laurent Bonelli
    Pierre Rosanvallon, actual profesor en el Collège de France, expuso en un programa de radio los objetivos que los intelectuales debían fijarse desde el momento en que, según él, la libertad de prensa permitía expresarse a los “olvidados” y a los “sin voz” casi tanto como a los demás.
  • El pueblo contra los intelectuales

    Serge Halimi
    Desde finales del siglo XVIII, en Estados Unidos se considera que la “elite” es “condescendiente, despilfarradora, artificial, afeminada, manipuladora, más intelectual que práctica, y dependiente del trabajo de los demás”. Un cierto “populismo” conservador y religioso ha sabido sacar partido.

    Recuadro: Una derecha más que sencilla

    Recuadro: Edward Said: La política está en todas partes

    Recuadro: La policía universitaria ayer y hoy

    Recuadro: Gilles Deleuze: una teoría tiene que servir para algo

    Recuadro: Paul Nizan contra los “perros guardianes”

    Recuadro: Michel Foucault defiende al intelectual específico

    Recuadro: Sartre: “no dialogar más con la burguesía”

  • El cambiante papel del intelectual francés

    Hervé Fayat y Laurent Bonelli
    ¿Quiénes son los intelectuales franceses? Una especie rara y demográficamente amenazada, a juzgar por el Dictionnaire des intellectuels français de Jacques Julliard y Michel Winock (Le Seuil) que en 2002 registraba solamente 140 intelectuales con vida, con una edad media de 74 años.

    Recuadro: Piere Bourdieu, el intelectual colectivo

DossierGuerra de ideas

En las recientes revueltas contra el CPE (Contrato de Primer Empleo) que han tenido lugar en Francia, el entusiasmo y la vivacidad de la calle contrastaron, una vez más, con el desesperante silencio de los intelectuales.
  • En esto estamos...

    Jacques Bouveresse
    Según las últimas noticias parece, como diría Proust, que otra vez “algo ha cambiado en Francia”. Como siempre, el problema es saber si lo real es el cambio en sí mismo, y no más bien la impresión que tenemos de él. Y en particular la sensación de que los periodistas sienten que algo ha cambiado.
  • Universidad y patrocinio privado

    Christian de Montlibert
    Impulsada con frecuencia a escala europea, la primacía de la rentabilidad impregna la orientación universitaria del Gobierno. Desde hace una decena de años, las universidades se ven conminadas a tener en cuenta las “necesidades” de las empresas.
  • Cuando Pierre Rosanvallon critica la “falta de comprensión”

    Laurent Bonelli
    Pierre Rosanvallon, actual profesor en el Collège de France, expuso en un programa de radio los objetivos que los intelectuales debían fijarse desde el momento en que, según él, la libertad de prensa permitía expresarse a los “olvidados” y a los “sin voz” casi tanto como a los demás.
  • El pueblo contra los intelectuales

    Serge Halimi
    Desde finales del siglo XVIII, en Estados Unidos se considera que la “elite” es “condescendiente, despilfarradora, artificial, afeminada, manipuladora, más intelectual que práctica, y dependiente del trabajo de los demás”. Un cierto “populismo” conservador y religioso ha sabido sacar partido.

    Recuadro: Una derecha más que sencilla

    Recuadro: Edward Said: La política está en todas partes

    Recuadro: La policía universitaria ayer y hoy

    Recuadro: Gilles Deleuze: una teoría tiene que servir para algo

    Recuadro: Paul Nizan contra los “perros guardianes”

    Recuadro: Michel Foucault defiende al intelectual específico

    Recuadro: Sartre: “no dialogar más con la burguesía”

  • El cambiante papel del intelectual francés

    Hervé Fayat y Laurent Bonelli
    ¿Quiénes son los intelectuales franceses? Una especie rara y demográficamente amenazada, a juzgar por el Dictionnaire des intellectuels français de Jacques Julliard y Michel Winock (Le Seuil) que en 2002 registraba solamente 140 intelectuales con vida, con una edad media de 74 años.

    Recuadro: Piere Bourdieu, el intelectual colectivo