ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/02 > El doble juego chino con los OGM

Diligencia de los científicos, hostilidad de la población

El doble juego chino con los OGM

Por primera vez, las autoridades estadounidenses de control de alimentos y medicamentos han validado, el 11 de enero, un tipo de arroz genéticamente modificado por investigadores de Wuhan, en China. No obstante, no puede ser producido en territorio chino: esta es la paradoja de Pekín, que promueve la investigación pero, oficialmente, limita el cultivo ante una población reticente.

por Zhang Zhulin, febrero de 2018

Mayo de 2017. Ha sido necesaria la ayuda de un taxista y una intensa mañana recorriendo los sinuosos caminos de Shoushan para descubrir por fin el centro de pruebas de cultivo de arroz transgénico. En este pueblo de 16.000 habitantes, escondido en una montaña recubierta de exuberante vegetación subtropical a una veintena de kilómetros de la ciudad de Fuzhou, capital provincial de Fujian (al sudeste de China), ninguno de los habitantes a los que preguntamos conoce la expresión “organismo genéticamente modificado” (OGM).

Sin embargo, al final de un callejón, sobre una puerta metálica abierta de par en par y sin ninguna vigilancia, una placa indica: “Base nacional de tests intermedios y de industrialización del arroz transgénico”. Desde 2009, gracias a los 6 millones de yenes (769.000 euros) de inversión del Gobierno central y a los 4 millones de yenes (512.000 euros) de financiación local, este terreno de 170 mus (11,33 hectáreas) (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.