ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/11 > Ecofascismo o ecodemocracia

Hacia un programa ‘político’ de decrecimiento

Ecofascismo o ecodemocracia

Septiembre ha sido el mes más caluroso en la historia de nuestro planeta desde que existen medios científicos para medir la temperatura (1880). Así lo anunció el 14 de octubre el Centro Nacional y Atmosférico estadounidense. El Consejo Internacional para la Ciencia advertía cinco días más tarde: “El mundo va a experimentar más catástrofes naturales mortíferas ligadas a la aceleración del recalentamiento climático”. Tal y como son las emisiones de gas con efecto invernadero, la polución del aire, el consumo de recursos no renovables y del agua… ¿De qué forma se pueden enlazar los círculos virtuosos del decrecimiento y garantizar la justicia social, sin la cual la humanidad está condenada al desorden?

por Serge Latouche, noviembre de 2005

El proyecto de construir una sociedad autónoma y ahorrativa cuenta hoy en día con una amplia adhesión, aunque sus partidarios se enrolen en corrientes diferentes: decrecimiento, anti-productivismo, desarrollo recualificado, y hasta desarrollo sostenible. Por ejemplo, la consigna de anti-productivismo desarrollada por los Verdes corresponde exactamente a lo que los “objetores de crecimiento” llaman decrecimiento. La misma convergencia se verifica respecto de la posición de Attac, que en uno de sus folletos propone “evolucionar hacia una desaceleración progresiva y razonada del crecimiento material, bajo condiciones sociales precisas, como primera etapa hacia el decrecimiento de todas las formas de producción devastadoras y depredadoras”.

Y de hecho, el acuerdo sobre los valores que la necesidad de “reevaluación” vuelve deseables, va mucho más allá de los partidarios del decrecimiento, pues algunos defensores del desarrollo sostenible o del desarrollo alternativo tienen propuestas similares. Todos coinciden en la necesidad de reducir de manera importante la impronta (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Artículo anterior

El control de Internet

Artículo siguiente

Eduardo Haro

En este número

Todo el sumario