ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/11 > Nuevos contratos de trabajo

La OMC amplía la directiva Bolkestein

Nuevos contratos de trabajo

De los “nuevos contratos de trabajo” (CNE) franceses al proyecto de movilidad selectiva de trabajadores emigrantes que se discute en la Organización Mundial del Comercio, pasando por la “directiva europea Bolkestein”, se asiste a una ofensiva contra los trabajadores. Nunca se ha visto tan cínicamente oficializado el imperativo de la ganancia. Parece que en la superficie del globo ya no existen ciudadanos sino simplemente accionistas.

por Bernard Cassen, noviembre de 2005

El choque frontal de agendas –aun cuando cada una obedezca a su propia lógica– no es anodino: señala tendencias de fondo, de la misma manera que la frecuencia de tal o cual palabra en un discurso bastan para revelar su tono general. Desde este punto de vista, tanto a nivel francés como europeo e internacional, el fin del año 2005 presenta un concentrado de encuentros y medidas que convergen en un único objetivo: acelerar la precarización del trabajo, empujar los salarios a una espiral en constante descenso y generalizar la inseguridad social.

Éste es el objetivo apenas disimulado de la implementación, en Francia, de los “nuevos contratos de trabajo” (CNE) del Gobierno de Dominique de Villepin; del inicio del procedimiento legislativo europeo tendiente a la adopción de la “directiva Bolkestein”; y de la conferencia ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) de Hong Kong, uno de cuyos puntos clave del (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Artículo anterior

Eduardo Haro

Artículo siguiente

El nuevo capitalismo contable