ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/11 > Moscú, sin estrategia internacional

Moscú, sin estrategia internacional

El asalto de los rebeldes musulmanes a Nalchik, capital de Kabardia-Balkaria, a mediados de octubre, aplastado finalmente lo confirma: la guerra que prosigue Moscú en Chechenia hace vacilar sus posiciones en todo el norte del Cáucaso. Más aún, perjudica a la reorientación de toda la política internacional rusa.

por Laurent Rucker, noviembre de 2005

La constatación es amarga y reveladora: “El derrumbe de la Unión Soviética fue el mayor desastre geopolítico del siglo. Para la nación rusa fue un verdadero drama”, declaró el presidente Vladimir Putin en su discurso anual ante el Parlamento el 25 de abril de 2005. Expresaba así la profunda perturbación del Kremlin ante la irresistible decadencia de su poder y la pérdida de las conquistas territoriales acumuladas a lo largo de tres siglos.

A partir del 11 de septiembre se había registrado un espectacular acercamiento de Moscú respecto de Estados Unidos y la Unión Europea, pero los factores de tensión comenzaron a sumarse desde finales de 2003, fundamentalmente a raíz de la “revolución rosada” en Georgia, y de la “revolución naranja” en Ucrania, sin contar las divergencias respecto de Irán. En Moscú, especialistas, diplomáticos y dirigentes políticos se preguntan: ¿Rusia tiene que continuar su asociación estratégica con Estados Unidos, o acercarse (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Artículo siguiente

Elecciones en Bolivia

En este número

Todo el sumario