ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/11 > ¿Asesinaron a Yasir Arafat?

Los medios de comunicación israelíes lo preguntan

¿Asesinaron a Yasir Arafat?

Un año después de la muerte de Yasir Arafat, a quien Ariel Sharon presentó como el principal obstáculo para la consecución de la paz, el estancamiento es total: Israel no solamente prosigue con la colonización, sino que además la vida diaria de los palestinos todavía es muy difícil, incluso en la prisión en la que se ha convertido la Gaza "liberada". Peor aún, amenaza la guerra civil que el desaparecido Jefe de Estado palestino quería evitar. Los medios de comunicación, en este contexto, abundan en la hipótesis de un envenenamiento...

por Amnon Kapeliouk, noviembre de 2005

A lo que hasta ahora sólo era una convicción íntima o un rumor, los medios de comunicación israelíes aportaron, estas últimas semanas, cierta dosis de credibilidad: contemplaron la posibilidad del “asesinato” del presidente palestino. Este término brutal fue empleado, por ejemplo, el 30 de septiembre de 2005, por Yoram Binur, el corresponsal en los territorios ocupados del segundo canal de televisión. Tres semanas antes, el suplemento semanal del diario Haaretz había titulado: “Arafat murió de sida o envenenado”. En su artículo, sin embargo, los periodistas Amos Harel y Avi Isacharoff, citando a un especialista israelí, calificaban de “remota” la posibilidad de que Arafat hubiera contraído sida y señalaban que, para muchos médicos, los síntomas hacían pensar más bien en un envenenamiento. En una obra publicada en octubre de 2005 en París bajo el título La 7ème guerre d’Israel, estos dos autores consideran de hecho tres hipótesis, sin decantarse por ninguna: (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Artículo anterior

Golpe de Estado en Mauritania

Artículo siguiente

Las máscaras africanas de Blair