ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2011 > 2011/12 > Así funciona el Templo del euro

El banco central europeo, actor y árbitro del desastre financiero

Así funciona el Templo del euro

El Banco Central Europeo, independiente de las deliberaciones democráticas, debía materializar la estabilidad monetaria. Pero ha conducido a la zona euro al borde de la quiebra. No obstante, la crisis ha reforzado su poder hasta el punto de que la suerte de los asalariados del Viejo Continente parece jugarse en Fráncfort.

por Antoine Dumini y François Ruffin, diciembre de 2011

En el primer piso del Banco Central Europeo (BCE), con ocasión de su última conferencia de prensa en Fráncfort, Jean-Claude Trichet entona –en inglés– su estribillo sobre las “reformas estructurales”. Lo hace de memoria, sin dudar: hace ocho años, en su primera intervención como presidente del BCE ante los medios de comunicación, ya abogaba por “reformas estructurales en el mercado laboral”. Esa cantinela no tiene (casi) nada de personal. Su antecesor, Wim Duisenberg, ya la salmodiaba todos los meses. Y así, desde el lanzamiento del euro…

Pero este jueves 8 de septiembre de 2011, el estribillo se vuelve más preciso; a pesar de un lenguaje quizás abstruso: “Es necesario eliminar las cláusulas de indexación automática de los salarios y potenciar los convenios a nivel de empresa a fin de que los salarios y las condiciones laborales puedan adaptarse a las necesidades específicas de las empresas. Estas medidas deberían ir acompañadas de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.