ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2013 > 2013/02 > A favor de un análisis profano de los conflictos

Cristianos contra musulmanes, suníes contra chiíes...

A favor de un análisis profano de los conflictos

¿Se puede comprender la guerra en Malí sin tomar en consideración la difícil supervivencia de las tribus que pueblan el vasto desierto del Sahara? Que la bandera de los elementos rebeldes sea la del islam radical no cambia nada en los datos profanos, económicos, sociales y políticos que, tanto allí como en el Líbano, Irak, Irán o Palestina, constituyen el terreno propicio para los enfrentamientos y las crisis.

por Georges Corm, febrero de 2013

Cambiamos de época. Al periodo en que se condenaba, en Occidente, la subversión comunista fomentada por Moscú y se celebraba, en Oriente, la lucha de clases y el antiimperialismo le sucedió el que convoca a la lucha de comunidades religiosas o étnicas, e incluso tribales. Este nuevo esquema de lectura cobró una fuerza excepcional desde que el politólogo estadounidense Samuel Huntington popularizara, hace más de veinte años, la noción de “choque de civilizaciones”, explicando que las diferencias de valores culturales, religiosos, morales y políticos eran fuente de numerosas crisis. Huntington no hacía más que resucitar la vieja dicotomía racista, popularizada por Ernest Renan en el siglo XIX, entre el mundo ario, supuestamente civilizado y refinado, y el mundo semita, considerado anárquico y violento.

Esta invocación de “valores” alienta al retorno a unas identidades primarias que las grandes y sucesivas olas de modernización habían hecho retroceder y que, paradójicamente, son bien recibidas (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.