ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/08 > Y Europa creó el Camino de Santiago

El nacimiento de un destino turístico

Y Europa creó el Camino de Santiago

En dirección a Galicia, los senderos del Camino de Santiago atraen cada año a miles de caminantes. El Consejo de Europa, promotor de este éxito, ha cumplido un sueño que los papas León XIII y Juan Pablo II compartían con Francisco Franco: conservar de este modo las raíces cristianas del Viejo Continente. Incluso a costa de tomarse algunas libertades con la historia y con la geografía.

por Lola Parra Craviotto, julio de 2018

Para llegar a Santiago de Compostela, en Galicia, se han señalizado como “Camino de Santiago” más de 80.000 kilómetros de senderos por toda Europa. Desde el Norte y los países escandinavos, o desde el Este partiendo de Lituania, el peregrino moderno puede recorrer una red de vías desplegadas por todo el continente en dirección al extremo noroeste de la península Ibérica. En 2017, el Instituto Geográfico Nacional español publicó, con la colaboración de la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago, una cartografía de rutas jacobeas (adjetivo ligado al nombre bíblico del apóstol Santiago, Jacob) presentada como exhaustiva.

Ese año, más de 300.000 personas recorrieron al menos los últimos cien kilómetros a pie o a caballo (o los últimos doscientos en bicicleta) para recogerse ante la tumba del apóstol y recibir su Compostela, el certificado de peregrinación. Otras decenas de miles de personas se contentaron con recorrer una (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

En el siglo IX se descubrió en Galicia, en Finisterre, una tumba presentada como la de Santiago el Mayor, discípulo de Cristo según el Nuevo Testamento. No hay ninguna prueba que demuestre un viaje del apóstol a España, ni siquiera un traslado de sus reliquias. Pero se fue consolidando la leyenda. Se invocaba oportunamente su protección contra los moriscos cuando los reinos cristianos comenzaron la Reconquista de la península Ibérica, en parte en manos de los musulmanes desde el año 711. Esta obra no finalizará hasta 1492 con la toma de Granada; mientras tanto, los cruzados habían tomado y, más tarde, perdido dos veces Jerusalén. La imagen del santo caballero se generalizó a partir del siglo XVI. Se volvieron a encomendar al apóstol Santiago para unir la Europa cristiana de Occidente contra un nuevo peligro musulmán: los otomanos, que tomaron Constantinopla en 1453. Así pues, desde sus orígenes, fue Europa (occidental) la que modeló Santiago de Compostela y no al revés…