ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2007 > 2007/01 > Un derecho fundamental: morir dignamente

Un derecho fundamental: morir dignamente

“La eutanasia es y se mantiene como un camino de muerte”, respondió, a finales de septiembre, el cardenal Javier Barragán, presidente del Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud, ante el requerimiento del presidente italiano. Giorgio Napolitano había deseado realmente que se abriera un debate sobre este tema. La necesidad del debate es evidente, porque aunque la idea del derecho a una muerte digna evoluciona, aún se encuentra ante graves obstáculos. Tal es el caso de Francia y de muchos otros países.

por Maurice T. Maschino, enero de 2007

“Al principio, cuando mi madre, enferma de Alzheimer, estaba todavía lúcida –cuenta Diane, una maestra– no dejaba de repetir a todo el personal médico que quería morirse. Un día me dijo: ‘¿A quién le pertenece mi vida? ¿Qué les costaría darme un caramelo y dormirme? ¿Se lo dirás cuando haya perdido la cabeza?”.

Hoy –cuatro años después– Diane lo dice, lo repite, pero nadie escucha. No quieren escuchar. El personal médico se limita –según la palabra de moda– a “acompañar”: “Controlan las escaras, le dan un antibiótico apenas le sube la fiebre (aunque no sepan su origen), esperan que el paciente muera”. Casi totalmente inconsciente, la madre de Diane ya no reconoce a su hija. Constantemente con suero yace en su cama rodeada de otros enfermos postrados como ella, a los que nadie visita y suplican –cuando aún pueden expresarse– que los alivien. “Pero, con la excusa de que pueden seguir (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Recuadro

En España