ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2019 > 2019/12 > ¿Un cambio de rumbo en la diplomacia francesa?

Críticas al “Estado profundo”, apertura hacia Rusia

¿Un cambio de rumbo en la diplomacia francesa?

“Muerte cerebral”: esta es la expresión utilizada por Macron para calificar el estado de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en vísperas de la cumbre del 3 y 4 de diciembre, y que ha provocado estupefacción en las filas atlantistas, europeas… y francesas. No es la primera vez que el presidente francés muestra visos de independencia. Pero cuesta compaginar gestos y palabras.

por Jean de Gliniasty, diciembre de 2019

Nada más asumir el cargo de presidente de la República, el 14 de mayo de 2017, Emmanuel Macron empezó a enhebrar gestos de ruptura con la diplomacia de sus antecesores. Tras la gelidez siberiana de las relaciones franco-rusas durante el mandato de François Hollande, Macron desplegó todo el fasto del palacio de Versalles para recibir al presidente Vladímir Putin, el 29 de mayo de 2017. Posicionando a Francia como potencia mediadora que “habla con todos”? En el mundo árabe ha prevalecido ciertamente la continuidad: buenas relaciones con los países del Golfo –señalados clientes en materia armamentística–, discreción sobre el problema palestino, lucha contra la Organización del Estado Islámico (OEI) sin acercamiento al régimen sirio –no ha vuelto a abrir sus puertas la Embajada de Francia en Damasco, cerrada desde 2012–. Ahora bien, en la gestión de las crisis, París procura en la actualidad mantener un análisis independiente y, sobre todo, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.