ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2007 > 2007/04 > ¿Tenemos derecho a decir cualquier cosa?

¿Tenemos derecho a decir cualquier cosa?

por Agnès Callamard, abril de 2007

Desde principios de la década de 2000, la definición y el ejercicio de la libertad de expresión sacuden otra vez la actualidad: polémicas y enfrentamientos en todo el mundo tras la publicación de caricaturas de Mahoma en Dinamarca, encarcelamiento del escritor inglés David Irving en Austria por “negacionismo”, controversias a propósito de la ley francesa que prohíbe cuestionar la realidad del genocidio armenio...

Estos debates no son nuevos: la historia social, religiosa y política siempre ha estado atravesada por la voluntad de suprimir las divergencias de opinión y todo aquello que es juzgado inmoral, herético o insultante. Ahora vuelven a salir a la luz como efecto de dos estímulos: la revolución de los medios de comunicación y los acontecimientos del 11 de septiembre, que acrecentaron las tensiones internacionales. La posibilidad de difundir por todo el planeta la cuasi totalidad de la información, con sus especificidades culturales y políticas, convierte estos mensajes (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Recuadro

A debate