Portada del sitio > Mensual > 2021 > 2021/11 > Si Assange se llamase Navalny

Si Assange se llamase Navalny

por Pierre Rimbert y Serge Halimi, noviembre de 2021

En marzo de 2017, Julian Assange cumplió su quinto año de reclusión en la embajada de Ecuador en Londres. Los dirigentes de la Central Intelligence Agency (CIA) estaban decididos a hacerse con él e incluso se planteaban matarlo: WikiLeaks, cofundada por Assange, acababa de revelar los medios que utiliza la CIA para espiar aparatos electrónicos. La filtración era decisiva. Los dirigentes de la agencia pensaron primero en secuestrar al culpable. Pero violar la integridad de la embajada ecuatoriana para raptar a un ciudadano australiano en pleno centro de Londres sería diplomáticamente delicado. Después, se convencieron de que Assange se disponía a huir a Rusia, con la complicidad de Ecuador y del Kremlin. Entonces trazaron planes aún más rocambolescos: “Enfrentamientos armados con agentes del Kremlin en las calles de Londres, estrellar un coche contra el vehículo diplomático ruso que transportase a Assange para capturarlo después, disparar a las ruedas del avión (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

Artículo anterior

Generación manga