ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/02 > Rosa Luxemburgo y la erupción del Mont Pelée

La muerte ama la pobreza

Rosa Luxemburgo y la erupción del Mont Pelée

El 8 de mayo de 1902, en la isla de La Martinica, hizo erupción el Mont Pelée. Un río de lava destruyó en pocos minutos la ciudad de Saint Pierre y mató a 29.000 personas. Rosa Luxemburgo, que entonces lideraba junto a Karl Liebkecht el ala izquierda del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), escribió un comentario sobre la tragedia una semana después, el 15 de mayo, en el periódico Leipziger Volkszeitung. Extractos.

febrero de 2005

(…) En Martinica salió entonces de entre las ruinas de la ciudad destruída un desconocido, jamás visto nuevo huésped: el ser humano: no señores y servidores, negros y blancos, ricos y pobres, propietarios de plantaciones y esclavos; fueron seres humanos los que hicieron su aparición sobre la pequeña isla aniquilada; seres humanos que simplemente sufren el dolor y ven la desgracia; que sólo quieren ayudar, socorrer.

¡El viejo Mont Pelée ha producido un milagro! Atrás quedan, olvidados, los días de Fachoda, el conflicto sobre Cuba, la «Revancha»: franceses e ingleses, el Zar y el Senado de Washington, Alemania y Holanda conceden dinero, envían telegramas, tienden una mano de ayuda. La fraternidad de los pueblos contra el natural del odio; la resurrección de la humanidad sobre las ruinas de la cultura humana. Los pueblos pagaron caro ese llamamiento a su humanidad; el Mont Pelée y su trueno hicieron escuchar sus voces.

Francia llora (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.