ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2020 > 2020/02 > Reprimir la delincuencia de los poderosos

Un requisito del Estado de derecho

Reprimir la delincuencia de los poderosos

Por un lado, la ideología “seguritaria” aumenta la represión que padecen las clases populares. Por el otro, policía y justicia se desentienden de la criminalidad de los poderosos, ya se trate de representantes del Estado o de intereses privados. Lejos de hacer más segura la sociedad, ese desequilibrio aumenta su nivel de injusticia y violencia, dejando que se propague una tolerancia general hacia prácticas ilegales.

por Vincent Sizaire, febrero de 2020

Desde hace más de veinte años, se ha impuesto en el debate público la opinión de que nuestra seguridad –entendida esta, de forma muy restrictiva, como la prevención de atentados contra nuestra integridad física– estaría garantizada a cambio de una sujeción cada vez mayor de nuestras vidas a los poderes represivos. Dicho de otro modo, la lucha contra el crimen tendría que redundar en una creciente contracción del marco jurídico y del control jurisdiccional por parte de las autoridades penales, especialmente en lo que a la policía se refiere. En un momento en que la omnipresencia de la cuestión terrorista imposibilita cualquier diálogo sosegado, resulta difícil cuestionar algo que se presenta como una muestra incuestionable de sentido común.

La realidad que empieza a perfilarse es, sin embargo, harto distinta. Por un lado, la seguridad prometida por los arquitectos de esta huida hacia delante represiva sigue siendo un espejismo –baste recordar que (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.