ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2020 > 2020/02 > Doblegar a Teherán o contener a Pekín, el dilema de la Casa Blanca

Persistente tensión tras el asesinato de Qasem Soleimani

Doblegar a Teherán o contener a Pekín, el dilema de la Casa Blanca

¿Por qué Donald Trump ordenó asesinar al general iraní Qasem Soleimani? ¿A quién consultó antes de embarcarse en ese peligroso proyecto? En cualquier caso, su decisión no ha generado unanimidad en Washington. Los “halcones” antiiraníes se enfrentan a los que piensan que Oriente Próximo es un frente secundario que distrae a Estados Unidos de su problema principal: Asia y China.

por Michael T. Klare, febrero de 2020

Al ordenar el asesinato del general iraní Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Al Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, el presidente Donald Trump sorprendió a buen número de observadores. Aunque venían incubándose tensiones en la región desde hace tiempo, nada hacía presagiar una pronta confrontación entre Estados Unidos e Irán, o entre Irán y las demás potencias del golfo Pérsico. Al contrario: hay pruebas de que el general Soleimani precisamente se encontraba en Bagdad para templar los ánimos con Arabia Saudí.

La Administración de Trump afirma haber querido frustrar un ataque “inminente” contra las embajadas e instalaciones militares de Estados Unidos en Irak y otros lugares del Golfo. Los observadores han sugerido otras razones. Muchos aluden a la psicología del presidente, propenso a reaccionar de forma brusca e irreflexiva. Según algunos analistas, temía verse en un atolladero similar al del atentado de 2012 contra el consulado estadounidense en (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Acceso gratuito a nuestros contenidos hasta el 12 de abril debido a la situación excepcional provocada por el COVID-19.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.