ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2004 > 2004/04 > Promoción de la clase obrera

Promoción de la clase obrera

por Gilles Moreau, abril de 2004

Durante mucho tiempo los militantes obreros se desinteresaron del aprendizaje en la empresa, así como de las escuelas de formación profesional, que veían como lugares de aburguesamiento, como «cajas de amarillistas». De modo que hasta 1936, el movimiento sindical no fue una fuerza de propuesta ni de debate en materia de formación profesional. Los proyectos del ministro del Frente Popular Jean Zay, los del gobierno provisional de la República definidos en Argel en 1943, los trabajos de la comisión Langevin-Wallon (1945-1946) y el contexto político de posguerra contribuirán a modificar el punto de vista sindical sobre la enseñanza profesional. Desde el congreso de la CGT de 1946, René Girard, secretario de la formación profesional, exponía la nueva situación: «Hasta el momento, la enseñanza técnica fue el pariente pobre, el sarnoso, justamente porque era la enseñanza específica de la clase obrera, porque formaba obreros cualificados, porque les permitía reivindicar mejores salarios, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.