ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2013 > 2013/06 > Portugal, el país del sol suave

El desafío planteado a los jóvenes portugueses

Portugal, el país del sol suave

Incremento de la semana laboral de treinta y cinco a cuarenta horas, aumento de la edad de jubilación… Con el nuevo plan de austeridad ratificado el pasado 12 de mayo, Portugal continúa su descenso a los infiernos. Se vayan o se queden, sus habitantes deben decir adiós a sus sueños de futuro.

por José Luís Peixoto, junio de 2013

Lisboa. El sol entra por la ventana a mis espaldas. Llena toda la habitación, se posa sobre la pantalla del ordenador en el que escribo. En la claridad, las palabras van sumándose a esa palidez, una por una, como si contribuyeran a su erosión.
En las conversaciones comunes, se menciona el sol como una de las principales virtudes de Portugal. El discurso siempre se articula así: la gente sólo ve el lado negativo de las cosas, y se olvida de valorar lo que da por descontado; lo más simple, pero en el fondo lo más importante, como el sol, por ejemplo.

El argumento meteorológico surge casi siempre en respuesta a los noticiarios. Hablar del sol es entonces una fuga, una defensa. Los noticiarios son una tortura para los portugueses. Nosotros inventamos la palabra saudade para referirnos a un tipo particular de melancolía; ya tendríamos que haber hallado un término para (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.