ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2009 > 2009/10 > No hay clima de pánico, pero…

La crisis vista desde Letonia

No hay clima de pánico, pero…

Después de su ingreso a la Unión Europea en mayo de 2004, Letonia descubrió con frenesí las alegrías del consumo… a crédito. Pero el derrumbe de su economía a principios de 2009 condujo al pequeño país báltico a solicitar un préstamo al Fondo Monetario Internacional (FMI), que le impuso sus acostumbradas recetas de ajuste. Los síntomas de la crisis son hoy dramáticos: reducción de salarios, jubilaciones de hambre, agravamiento de la desocupación y hasta disminución del número de escuelas.

por Ieva Rucevska y Philippe Rekacewicz, octubre de 2009

Cualquiera que sea el camino por el que uno llegue, el paisaje es siempre el mismo: jardines de obreros flanqueados por pequeñas barracas de madera de todos colores se disputan el espacio con campos o baldíos. Después aparecen las primeras siluetas industriales: inmensos talleres, chimeneas, hornos o cubas se confunden con una multitud de vías férreas que parten en todas direcciones.

Lo que de lejos parecía ser una zona funcional de actividad se revela, al acercarse, como un gigantesco conjunto de estructuras abandonadas, oxidadas, parcialmente destruidas. Este paisaje industrial devastado, tan frecuente en los países de la ex URSS, es testimonio de lo que fue el nivel de actividad de la ciudad durante el periodo soviético.

Por último, se divisan los primeros edificios de viviendas, anchas avenidas y cruces inmensos, concebidos en esa época para acoger a los grandes desfiles socialistas…

Rezekne, una pequeña ciudad del este de Letonia situada a 250 (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Recuadro

Rezekne