ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2009 > 2009/11 > Los rusos y la “joya” de Guinea

La fiebre del aluminio

Los rusos y la “joya” de Guinea

La Justicia guineana anuló la venta de la fábrica de bauxita Friguia a la moscovita Rusal, al estimar que el precio pagado en 2006 era demasiado bajo. Éste es el último episodio de la batalla que enfrenta a los asalariados con la empresa, acusada de dejar que se deteriore la joya de la economía guineana, mientras que endurece la condiciones laborales.

por Julien Brygo, noviembre de 2009

Obras coloniales, árboles centenarios, , un paisaje de bosques densos y rocas verdosas y luego, de pronto, en tamaño natural, aparece la imagen reproducida en los billetes del banco de Guinea: las minas de bauxita de Fria, a dos horas por la carretera al norte de Conakry. Se levantan tres edificios de cemento, adornados con miles de balcones y casi otras tantas antenas parabólicas. Son las viviendas construidas por el grupo Pechiney para sus expatriados, en el momento en que el general De Gaulle, herido por el rechazo de la población local, retiró súbitamente a Francia del país, en 1958. Dignamente mostrados, se destacan los tres eslóganes de Russkij Aluminij (Rusal), la empresa rusa que compró la “joya” privatizada de Guinea: “Responsabilidad, fiabilidad, competencia”.

En el octavo piso, Bakary Kuruma descuelga un cuadro. Es un pequeño regalo enviado por la empresa para la fiesta de los metalúrgicos, en 2006; un “diploma (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.