ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2013 > 2013/06 > Los robots no tocarán “La Traviata”

Rivalidad ilusoria por la productividad en los servicios públicos

Los robots no tocarán “La Traviata”

Erigida en dogma en Occidente, la exigencia de reducir los gastos públicos repercute ante todo en los servicios de interés común. Sin embargo, en los sectores donde prima una relación personalizada entre usuarios y profesionales, implica una disminución de la calidad. ¿Satisfará a los maniáticos de la eficiencia la automatización cada vez más desa­rrollada de las actividades humanas?

por Pierre Rimbert, junio de 2013

Para los habitantes de los países industrializados, es difícil escapar al sentimiento de que la vida cotidiana circula siguiendo dos corrientes opuestas. Por un lado, la abundancia de servicios individuales accesibles a través de aparatos cada vez más rendidores, prácticos y baratos; por el otro, la escasez y encarecimiento de los servicios colectivos de contacto –aquellos que, brindados por humanos a humanos, tejen la trama de la sociedad–. Arbitrajes presupuestarios, modas intelectuales, flujos de inversión: todo parece alentar esta dinámica. Comprenderla –¿para combatirla?– implica aprehender un mecanismo puesto en evidencia hace unos cincuenta años, pero que los dirigentes políticos se esfuerzan en ignorar. ¿Su nombre? La “enfermedad de los costes” (cost disease).

A mediados de los años 1960, dos jóvenes economistas de Princeton, William Baumol y William Bowen, recopilaron entradas de teatro de Broadway para verificar una intuición: la ininterrumpida alza del precio de los espectáculos, según ellos imputable al carácter (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.