ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/08 > Los pastores, proletarios de la ganadería

El lobo y la precariedad ponen a prueba el pastoreo

Los pastores, proletarios de la ganadería

La presencia del lobo en las montañas francesas es una buena noticia para la biodiversidad. No obstante, el regreso de ese depredador ha dejado al descubierto la vulnerabilidad de los rebaños y la precariedad de un modo de cría que se ha vuelto muy extensivo. A pesar de estar sensibilizados con respecto a la preservación del pastoreo y a la majestuosidad de los paisajes, los visitantes, por lo general, ignoran lo que los pastizales alpinos deben a la perseverancia de los pastores.

por Michel Didier, agosto de 2015

En el Oeste, los acantilados de Vercors se recortan en un cielo azul. François cuida 2.500 ovejas en la Grande Cabane, reserva natural de las altiplanicies que suma 17.000 hectáreas. Una vez alcanzado el Pas du Fouillet, una caminata a través de un pasto con espicanardos permite descubrir un lugar mítico para los pastores. Un perro pastor de guardia termina de devorar una oveja que, probablemente, los lobos mataron durante el ataque acaecido algunos días antes; diez buitres giran en torno a la osamenta.

François es acogedor. Este hombre robusto, que viene del mundo del mar, muestra una pasión y una habilidad notables. Sin embargo, su testimonio se carga de amargura, incluso de cólera, cuando habla sobre sus condiciones de contratación y de trabajo: “Tengo que ir a buscar agua con mis propios asnos y garantizar la vigilancia permanente del rebaño para prevenir los ataques de los lobos. Esto debería merecer (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.