ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/08 > Viaje bajo vigilancia a Corea del Norte

Viaje bajo vigilancia a Corea del Norte

Han sido necesarios dos años para obtener un visado de entrada como periodista en la República Popular Democrática de Corea del Norte. Sin embargo, esto no significa que se tenga libertad de movimiento, que se pueda elegir el programa de viaje y, menos aún, que se puedan mantener conversaciones espontáneas por la calle. Salvo algunas excepciones, las autoridades deciden lo que se puede ver. Pero no pueden ocultarlo todo...

por Martine Bulard, agosto de 2015

Cruces congestionados, vehículos en todos los sentidos, bocinazos furiosos... Parece París o Milán pero estamos en Pyongyang, República Popular Democrática de Corea (RPDC), en pleno mediodía. El tumulto es provocado por la Feria Internacional de Primavera, que tiene lugar en el parque de las Tres Revoluciones. En un gran pabellón de exposiciones, cientos de empresas norcoreanas y, sobre todo, extranjeras venden sus productos al gran público: ordenadores de último modelo y pantallas planas de Hong Kong o de Japón, cosméticos de Suiza, café de Malasia, refrigeradores de China, motores para bombas de Nueva Zelanda, zapatos norcoreanos, sin olvidar los productos vietnamitas, rusos... Incluso la European Business Association está representada. En un país bajo embargo internacional por decisión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el resultado es más que suficiente.

Ese día es extremadamente difícil abrirse camino por las calles, hay mucha gente. “Es el centro comercial de todos ellos”, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.