ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2019 > 2019/04 > Las rosas secan los lagos de Etiopía

Medio ambiente

Las rosas secan los lagos de Etiopía

El pasado 12 de marzo, el presidente Emmanuel Macron efectuó la primera visita de un jefe de Estado francés a Adís Abeba desde 1973. Dejando a un lado las críticas sobre la falta de libertades, prefirió destacar el éxito económico del país. Sin embargo, aunque el fuerte crecimiento de Etiopía atrae a los inversores, este desempeño tiene un elevado coste social y ecológico.

por Christelle Gérand, abril de 2019

En las inmediaciones del lago Abijata, en Etiopía, el suelo cruje al paso del caminante como si estuviera recubierto de patatas chips. Resulta imposible acercarse demasiado a los cientos de flamencos sin arriesgarse a notar cómo se resquebraja la tierra y deja que brote agua. ¡Y con razón! Esta extensión blanqueada por la sal pertenecía antaño al lago, cuyo tamaño ha disminuido a la mitad en treinta años. Entre 1973 y 2006 su superficie se redujo rápidamente, pasando de 197 a 88 kilómetros cuadrados según las imágenes por satélite recopiladas por el investigador Debelle Jebessa Wako. Entre 1970 y 1989, la profundidad de las aguas descendió de trece a siete metros. Los peces desaparecieron debido a un índice de salinidad que iba aumentando a medida que la cantidad de agua disminuía. Los otros lagos de la parte central del Gran Valle del Rift (Ziway, Shalla y Langano) se enfrentan a (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Cartografía

Parques naturales y ciudades

Miniatura del mapa

En este número

Todo el sumario