Portada del sitio > Mensual > 2006 > 2006/01 > Lars, cultura y ciudad

Lars, cultura y ciudad

Nº3

enero de 2006

Es hora de pensar en serio qué ciudades queremos. Y de exigir nuestros “derechos urbanos” frente al implacable avance de la lógica de la especulación y de la política del espectáculo, que arramblan los espacios públicos conquistados con esfuerzo por las anteriores generaciones. La ciudad continuará albergando todos los conflictos esenciales de la naturaleza humana, sí, pero la ciudad también originó la idea de democracia en las polis griegas y en las ciudades burguesas de la Europa de la Ilustración. Las ciudades, por tanto, deben ser urbanísticas de una manera directa y real. O, al menos, si esta aspiración es ya imposible, deben intentar ser amables con sus habitantes... Sobre estos temas se reflexiona en este número de Lars.

www.larsculturayciudad.com

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

Artículo anterior

Amenazas sobre el planeta

Artículo siguiente

Debate sobre la historia colonial