ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2006 > 2006/01 > Empresarios chinos desembarcan en Japón

Empresarios chinos desembarcan en Japón

Tras la visita, en octubre, del primer ministro nipón Junichiro Koizumi al santuario de Yasukuni, donde se hallan enterrados criminales de guerra, las relaciones entre Japón y China se encuentran aún más deterioradas. Su rivalidad política y diplomática no impide el refuerzo de los lazos económicos. Empresarios chinos incluso han invertido en Japón y, aunque con cifras modestas, el fenómeno es significativo.

por Odaira Namihei, enero de 2006

En los pasillos del mayor centro comercial de Pekín, especializado en productos de informática y situado en el barrio de Zhongguancun, reinaba este 26 de abril de 2005 una atmósfera algo extraña. Mientras que en otras partes de la capital china miles de jóvenes se manifestaban contra Japón y su versión de la historia, llamando a boicotear los productos japoneses, otros, igualmente numerosos, se apiñaban en los puestos de venta de Zhongguancun, soñando con los ordenadores y otras consolas de juegos importadas del país del Sol Naciente.

Los servicios de seguridad privados encargados de filtrar las entradas habían logrado evitar que los disturbios callejeros interrumpieran la actividad de un lugar donde las máquinas Sony o Toshiba son veneradas por un público de expertos. No obstante, habían logrado entrar algunos jóvenes que exhibían camisetas sobre las que se podía leer, en chino y en inglés, “Dizhi Rihuo, Xing Wo Zhonghua” - “Fuck (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.