ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2006 > 2006/01 > Seísmo político en Israel

Seísmo político en Israel

La designación de Amir Peretz como líder del partido laborista, la salida de este último de la coalición gubernamental y la creación por parte de Ariel Sharon de un nuevo partido han agitado violentamente el escenario político israelí. Los votantes deberán decidir en las elecciones del próximo 28 de marzo. ¿Será capaz el partido laborista de presentar a la vez un programa de defensa de las capas populares y de paz con los palestinos?

por Uri Avnery, enero de 2006

El sistema político israelí parece haber enloquecido. Un viejo partido moribundo renace súbitamente con toda la fuerza de la juventud. Un partido gobernante, que parecía tener asegurado el poder para las próximas décadas, se derrumba con igual rapidez. Hombres políticos inquietos por su futuro buscan desesperadamente aliarse con el bando correcto.

A los ojos de observadores superficiales, que son mayoría tanto en Israel como en el extranjero, este desbarajuste parece una sucesión de acontecimientos fortuitos. Pero, como dijo Polonio en Hamlet: “Aunque sea locura, no deja de tener método”.

Un cataclismo político es en sí mismo un acontecimiento extraño. Pero cuando dos terremotos políticos se suceden en tan corto intervalo, se trata de un fenómeno casi sin precedentes.

Primer sismo: el 9 de noviembre de 2005, Amir Peretz es elegido como cabeza del Partido Laborista. Segunda sacudida: el 21 de noviembre, Ariel Sharon abandona el Likud para formar un nuevo partido. Y de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.