ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2011 > 2011/11 > La ruptura debe ser, primero, nacional

Otra Europa es posible

La ruptura debe ser, primero, nacional

por Bernard Cassen, noviembre de 2011

En la mayoría de los países de Europa, la izquierda radical se siente muy a disgusto con la cuestión nacional. Los textos, obras y revistas teóricas sobre este tema, que llenarían bibliotecas enteras, recurren a Marx, Lenin, Rosa Luxemburgo, Trotsky o Jaurès, para tomar posición sobre la noción de patria, sobre las relaciones entre clase y nación, sobre el nacionalismo, el internacionalismo, e incluso el altermundialismo.

Estos debates, o al menos lo que queda de ellos en los términos de referencia de la izquierda, no son puramente abstractos ni sobrevuelan las luchas políticas concretas: estructuran la consciencia de sus actores. Las actitudes de estos últimos respecto a la construcción europea constituyen un caso ejemplar. Con esta construcción, nos encontramos en efecto ante una configuración históricamente inédita cuyo punto más sensible es la articulación (en permanente evolución, y variable según los ámbitos) entre el perímetro de intervención y de decisión de lo (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

LMD edición en español