ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2020 > 2020/01 > La pastilla de la obediencia

La pastilla de la obediencia

En principio, el remedio solo debía aplicarse a los niños “hiperactivos”, una patología relativamente rara. Pero en los últimos años, en Estados Unidos, cualquier niño algo turbulento puede terminar con una prescripción de Ritalin, un medicamento que guarda parentesco con las anfetaminas y que también causa furor en los campus universitarios. Tras inundar el mercado estadounidense, la pastilla milagrosa se propaga en Francia.

por Julien Brygo, enero de 2020

Es sábado, 13 de abril de 2019. En París, Claire Leblon, jefa de equipo en un gran hotel de la región parisina, aguarda en la sala de espera de una consulta de psiquiatría pediátrica junto a Niels, su hijo de 11 años. En unos instantes, el niño se enfrentará al médico, que le volverá a preguntar sobre sus resultados académicos y su comportamiento. Tras unos minutos en su asiento, el chico comienza a patalear, se levanta, se vuelve a sentar y coge el smartphone de su madre para ver fotografías de ciudades, su pasión del momento –después de las farolas, las papeleras y los camiones–.

Cataplum: el móvil cae al suelo. Leblon está indignada; sube el tono de voz. Para ella, esta escena es una prueba más de que su hijo es diferente, imposible, incorregible –encontró la palabra adecuada hace unos años: “hiperactivo”–. Sus tonterías, tanto en casa como en la (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.