ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2017 > 2017/09 > La metamorfosis del panorama mediático en Estados Unidos

Un modo de financiación único, una información degradada

La metamorfosis del panorama mediático en Estados Unidos

Donald Trump y los medios de comunicación cultivan una relación de amor-odio: los periodistas que dieron una formidable publicidad gratuita a sus extravagancias diseccionan en la actualidad su presidencia; él los critica duramente sin descanso. Estas tensas relaciones ocultan una homogeneización de la economía de los medios de comunicación. Incluso los nuevos portales digitales de información adoptan un modelo que disuade de la investigación social y del reportaje.

por Rodney Benson, septiembre de 2017

Hace medio siglo, el presidente estadounidense Richard Nixon fustigaba a los “medios de comunicación” como si se tratasen de una única e indistinta entidad. En una época dominada por un puñado de canales de televisión, revistas y periódicos, no estaba del todo equivocado. Sin embargo, desde el comienzo de los años 2000, el panorama se ha diversificado mucho.

Podemos distinguir al menos tres familias, todos los géneros y soportes incluidos. Primero el infoentretenimiento de masas, con sitios web bien establecidos como BuzzFeed y The Huffington Post, así como las grandes cadenas de televisión nacionales (CBS, ABC, NBC, CNN) y sus filiales locales. Luego está la familia partidista, representada por Fox News (conservadora), MSNBC (progresista), radios principalmente conservadoras, la blogosfera y las sátiras políticas como “The Daily Show”, presentado por Trevor Noah, y “Last Week Tonight with John Oliver” (HBO). La tercera familia privilegia un periodismo de calidad, con cabeceras como The (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.