ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/12 > La juventud burkinesa exige cambios

Veintisiete años de autoritarismo barridos en cuarenta y ocho horas

La juventud burkinesa exige cambios

A finales de octubre, cuarenta y ocho horas de manifestaciones pusieron fin a la tentativa del presidente Blaise Compaoré de mantenerse una vez más en el poder. Su derrocamiento abre un periodo incierto de transición, observado en toda África como una prueba. Unidos en masa para defender un Estado de derecho y una mejor redistribución, los burkineses esperan la organización de unas elecciones libres e incuestionables.

por Anne Frintz, diciembre de 2014

El jueves 30 de octubre de 2014, al grito de “¡Fuera Blaise!”, miles de jóvenes manifestantes hicieron estallar las ventanas de la Asamblea Nacional burkinesa antes de incendiar el despacho de su presidente, Apollinaire Soungalo Ouattara. El jefe de Estado, Blaise Compaoré, tuvo que renunciar a la votación prevista para modificar la Constitución y poder volver a presentarse a las elecciones. Al día siguiente dimitió y huyó a Costa de Marfil en un helicóptero facilitado por el Estado francés. Sin embargo, esta rápida victoria no ha sido suficiente para los manifestantes.

Conscientes de ser los olvidados del crecimiento económico –casi el 7% en 2013 según el Fondo Monetario Internacional (FMI)–, los insurgentes arremetieron metódicamente contra todos los símbolos del poder instaurado veintisiete años atrás. Saquearon varias residencias de dignatarios del régimen, particularmente la de Assimi Kouanda, secretario ejecutivo nacional del partido presidencial, el Congreso por la Democracia y el Progreso (CDP), (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Recuadro

Extrema pobreza