ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/12 > Una masacre indignante en México

Funestas relaciones entre política y droga

Una masacre indignante en México

Tráfico de drogas, asesinatos, extorsión. La influencia de las organizaciones criminales en el Estado mexicano parece no conocer límite. La matanza de 43 estudiantes el pasado mes de septiembre cristaliza la cólera de la población, que raramente había bajado a las calles masivamente para denunciar la alianza entre el poder político y los cárteles.

por Pedro Miguel y Rafael Barajas, diciembre de 2014

Cuando en un país, un grupo de policías detiene a cuarenta y tres estudiantes, los hace desaparecer y los entrega a un grupo criminal organizado vinculado a la droga, para que este último, a modo de “lección”, los asesine, una constatación se impone: el Estado ha mutado en narcoestado, un sistema donde el crimen organizado y el poder político son indisociables.

Cuando esas mismas fuerzas del orden disparan con metralletas a estudiantes, matan a seis de ellos y hieren gravemente a otros seis, cuando estas capturan a uno de esos jóvenes, le arrancan la piel de la cara, le quitan los ojos y lo dejan tendido en la calle para que sus compañeros lo vean, otra evidencia aparece: ese narcoestado ejerce una forma de terrorismo.

Todo eso ocurrió en el sur de México, en Iguala, tercera ciudad del Estado de Guerrero. La policía agredió allí salvajemente a un grupo de estudiantes de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Recuadro

El acuerdo