ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2006 > 2006/06 > La especificidad de la cuestión inmigratoria en Alemania

La especificidad de la cuestión inmigratoria en Alemania

A los gritos de “sucio extranjero, sucio turco” un diputado regional de origen turco ha sido atacado en Berlín el pasado 20 de mayo. Esta agresión simboliza la elevación del nivel de violencia racista, que, fuerte en el Este, no deja de manifestarse en el Oeste. Alemania, país de inmigración, no se reconoce sin embargo como tal. A pesar de los tímidos avances de la ley votada en 2000, su concepción cerrada de la “comunidad nacional” bloquea cualquier verdadera integración.

por Albrecht Kieser, junio de 2006

Días después de las elecciones legislativas del 18 de septiembre de 2005, que tuvieron como resultado la derrota de la “coalición rojiverde”, el ex ministro del Interior, Otto Schilly, aún se alegraba de la ley de inmigración vigente desde el 1 de enero de 2005, calificándola de “salto cualitativo en la promoción de la integración”. Según él, gracias a esta ley el Gobierno federal había introducido un “cambio de paradigma”.

Pero, ¿qué había cambiado? Alemania acogió a millones de personas: algunas viven allí desde hace treinta años, pero aún no se les ­considera ciudadanos. ¿Lo serán en virtud del nuevo “paradigma”? ¿Es a ellas a quienes se dirigía la campaña de 30 millones de euros que, a finales de 2005, invadió las pantallas de la televisión alemana repitiendo: “¡Alemania sois vosotros!”?

En realidad, esta propaganda no apuntaba a los 4,4 millones de “extranjeros” que viven en Alemania desde hace más de diez (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.