ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2006 > 2006/06 > Al servicio de la economía alemana

Al servicio de la economía alemana

junio de 2006

Una inmigración deseada, pero por un tiempo determinado: éste fue, en la posguerra, el principio rector de la política migratoria de la República Federal de Alemania (RFA). En 1955, bajo la presión de las empresas, la RFA firmó un acuerdo de contratación con Italia, el primero de los países europeos cuya mano de obra deseaba atraer. El proceso de integración de los 8,1 millones de refugiados y expulsados tras la Segunda Guerra Mundial había prácticamente concluido, y la economía de Alemania Occidental corría el riesgo de no contar a corto plazo con una reserva de mano de obra suficiente. En la agricultura, particularmente, se temía la escasez y en las regiones fuertemente industrializadas las empresas se atemorizaban ante eventuales aumentos salariales, puesto que la incitación a la huelga de los trabajadores ya había comenzado. Se firmaron pues acuerdos de contratación, en 1955 con Italia, y cinco años más tarde con (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.