ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2017 > 2017/10 > La conspiración de los anticonspiracionistas

Descalificar para dominar mejor

La conspiración de los anticonspiracionistas

La imagen resulta familiar: arriba, personas responsables se preocupan por lo racional, lo posible, lo razonable, mientras que los de abajo, constantemente ingratos, imputan a sus dirigentes una serie de maldades. Pero, ¿no proviene más bien la obsesión por la conspiración de los estratos más elevados de la sociedad? Los periodistas, retomando las ideas del poder, también apuestan por esta fijación.

por Frédéric Lordon, octubre de 2017

Después de “reforma”, “moderno” y [cambiar el] “chip”, el concepto “conspiracionismo” se está convirtiendo en el nuevo indicio del cretino, el marcador que señala inevitablemente a su hombre. Un orden social cada vez más indignante con un número creciente de personas reduce necesariamente a sus conservadores a los procesos más burdos para intentar encauzar una protesta cuya afluencia no deja de aumentar. Por lo demás, sabemos que ese orden entra en una crisis profunda cuando, vacío de argumentos, no encuentra otra cosa que oponer más que descalificaciones. Como un primer movimiento de pánico, el concepto “antisemitismo” fue una de las descalificaciones lanzadas más temprano ante cualquier crítica al capitalismo o a los medios de comunicación. Pero aunque fuera por el alcance de la onda expansiva, no se saca de inmediato la bomba atómica si se trata solamente de apagar un inicio de fuego. Es decir, por definición, no se puede (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.