ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2010 > 2010/01 > Internet y la crisis del capitalismo

Boom de la economia digital

Internet y la crisis del capitalismo

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) son el polo de crecimiento del que se sirve el capitalismo para renovarse. Durante estos últimos años, esta dinámica se ha acelerado a una marcha vertiginosa. Recién llegados –Cisco, Amazon, Google, pero también China Mobile– transforman el orden económico. Mientras el mercado de la cultura afronta las consecuencias de la ola digital, la telefonía móvil o Internet amenazan las “telecomunicaciones” tradicionales; y el avance de los portátiles en miniatura podría hacer que la televisión y el ordenador “pasaran de moda”. Esta transformación engulle inversiones colosales. En el momento en el que se habla mucho del declive estadounidense, ésta recuerda el papel central que Estados Unidos sigue jugando en el paisaje industrial del planeta.

por Dan Schiller, enero de 2010

En 2008, poco antes de aceptar del gobierno de Estados Unidos una ayuda excepcional de 45.000 millones de dólares, el banco Citigroup empleaba a veinticinco mil programadores, y declaraba una inversión de 4.900 ­millones de dólares en tecnologías de la información, sin contar los gastos operativos. Por su parte, el banco Lehman Brothers, antes de su derrumbe en septiembre de 2008, aprovechaba tres mil programas de software hospedados en veinticinco mil servidores distribuidos por varios continentes. Cuando estalla la crisis financiera, en un rincón oscuro de los sistemas de mercado, la red está establecida, lista para propagar el impacto mortal hacia la periferia.

Pero al día de hoy permanece en gran medida ignorado el papel que la industria informática jugó en la eclosión del cataclismo de 2008. Tanto como los orígenes de la relación entre la esfera de la comunicación y la de las finanzas. Fue para yugular otra crisis económica, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.