ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2006 > 2006/10 > Fiebre petrolera en Santo Tomé y Príncipe

Recursos naturales, mercenarios y presiones geopolíticas

Fiebre petrolera en Santo Tomé y Príncipe

Descubierto en los primeros años 2000, el petróleo de Sato Tomé y Príncipe, pequeño archipiélago del Golfo de Guinea, ha comenzado a despertar la avaricia del poderoso vecino nigeriano y de las sociedades norteamericanas. El presidente Fradique de Menezes, reelegido el pasado 31 de julio, se enfrenta a una clase política crítica y a la impaciencia de la población que reclama su parte del tesoro petrolero.

por Jean-Christophe Servant, octubre de 2006

El vino blanco, un chardonay Chamonix, viene­ de sus propios viñedos sudafricanos. Se bebe con facilidad en el calor ecuatorial de Santo Tomé y Príncipe. Pero Chris Hellinger está amargado: “Aquí, no hay más que corrupción y celos entre los dirigentes políticos. A causa del petróleo”. Helliger sabe de lo que habla. A la cabeza de la compañía Island Oil Exploration, una sociedad registrada en las Bahamas, este hombre de pasado turbio, fue uno de los primeros en buscarlo, en vano, en este archipiélago –uno de los países más pequeños de África, con sólo 140.000 habitantes en dos islas del tamaño de Andorra, en el golfo de Guinea, frente a las costas de Gabón–. Fue hacia finales de los años ochenta, cuando la ex colonia portuguesa, independiente desde el 12 de julio de 1975 y dirigida por el presidente Pinto Da Costa, se abrió al multipartidismo, al término de una (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.