ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2006 > 2006/10 > China y el ‘modelo occidental’

Callejón sin salida de la sinología

China y el ‘modelo occidental’

¿Revela el éxito de China su capacidad de hacer cohabitar dos tradiciones, al utilizar la coherencia occidental para fertilizar aquéllas que ella ha tejido a lo largo de milenios? Visto desde Pekín, el mundo estaría a punto de reencontrar su curso normal, de salir del largo paréntesis marcado por el brutal entusiasmo irreflexivo de la cultura europea.

por François Jullien, octubre de 2006

Dejaremos alguna vez de oscilar entre la fascinación y el miedo o el rechazo respecto a China? Todavía están por crearse las condiciones para entender ese país, al menos si se pretende salir de las ideas preconcebidas que Occidente proyecta sobre él. Y sin duda hay allí una responsabilidad de la disciplina sinológica. Ésta se mantuvo muy a menudo aparte del movimiento de ideas, generando un conocimiento únicamente erudito, monográfico, que no suscitaba ningún cuestionamiento. En consecuencia dejó el campo libre a la proliferación mediática de los discursos sobre China, a veces al borde de la sinolocura, que mezcla las afirmaciones revisteriles sobre el “desarrollo personal” con el éxtasis frente al más mínimo ideograma caligráfico, o los sueños de conquista de empresarios armados del tratado Sunzi con recetas de Feng shui (la “geomancia” china).

¿Podremos salir de este atolladero? La pregunta se plantea de manera aún más apremiante en la medida (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

Texto extraído de una conversación con Alain Gresh y editado por Thierry Marchaisse.