ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2006 > 2006/10 > Justicia tardía y selectiva en Camboya

El juicio a los dirigentes jemeres rojos

Justicia tardía y selectiva en Camboya

El pasado mes de julio, casi tres decenios después de la caída de los jemeres rojos, se ha constituido en Camboya un tribunal, apadrinado por las Naciones Unidas, para juzgar a los dirigentes responsables de genocidio. Los supervivientes esperan el establecimiento de la verdad, al igual que la aplicación de sanciones. Pero la verdad no será más que parcial, pues los protagonistas no camboyanos de la tragedia no serán juzgados.

por Raoul Marc Jennar, octubre de 2006

Cuando en diciembre de 1978, tres años después de los ataques de los jemeres rojos contra su territorio, Vietnam invadió Kampuchea Democrática –nombre que los jemeres rojos dieron a Camboya–, el mundo descubre los crímenes colectivos de los años de Pol Pot. Pero en el seno de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se establece un alianza entre Estados Unidos, China y sus aliados, para condenar “un cambio de régimen derivado de una intervención extranjera”. ¡Los camboyanos cometieron un error al salir de la barbarie de la mano de un aliado de la Unión Soviética!

Así que la República Popular de Kampuchea (RPK) no es reconocida. Quien seguirá ocupando durante los siguientes once años el escaño de Camboya en la ONU será el embajador jemer rojo Thiounn Prasith. Los verdugos representan a sus víctimas, mientras continúan masacrando a la población de las zonas que siguen bajo su control. Washington considera (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.