ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2007 > 2007/10 > Estados Unidos ante el trauma del fin de su Imperio

El fracaso de la guerra de Irak siembra la duda

Estados Unidos ante el trauma del fin de su Imperio

El presidente George Bush, a pesar de la oposición de buena parte de su opinión pública, ha anunciado la prosecución del compromiso militar en Irán. Y a pesar de –o a causa de– dificultades crecientes sobre el terreno, Estados Unidos podría sentirse tentado por la huída hacia delante y por una escalada contra Irán. Sin embargo, el estancamiento de su ejército confirma los límites de su poder. Algunos anuncian incluso un declive que podría estar marcado por sobresaltos similares a los del final del imperio británico.

octubre de 2007

Las desastrosas consecuencias de la invasión y ocupación de Irak han provocado en el seno de la elite estadounidense una crisis aún más profunda que la ocasionada por la derrota en Vietnam hace treinta años. El colmo de la ironía es que esa crisis afecta a la coalición de ultranacionalistas y neoconservadores que se formó en la década de los setenta, precisamente para tratar de terminar con el “síndrome de Vietnam”, restaurar el poderío estadounidense y reactivar la “voluntad de victoria” en el país.

Si, a diferencia de lo ocurrido durante la guerra de Vietnam, no se ha registrado una protesta masiva duradera y popular, es sin duda porque el ejército está compuesto por voluntarios provenientes esencialmente de medios pobres, y también porque esa guerra está financiada, de una forma o de otra, por capitales extranjeros (¿por cuánto tiempo más?). Pero en el interior de la elite, la crisis ha fracturado (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.