ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/02 > Esos Juegos Olímpicos de Invierno que los alpinos ya no quieren

Cuando el olimpismo deja de ser un sueño

Esos Juegos Olímpicos de Invierno que los alpinos ya no quieren

Mientras comienzan los XXIII Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeongchang, en Corea del Sur, la organización de semejante manifestación en los Alpes ya no parece concebible. Las poblaciones de las regiones concernidas, cuando se les consulta mediante referéndum, se niegan a sacrificar el medio ambiente y el dinero público en aras de un acontecimiento efímero que banaliza la montaña.

por François Carrel, febrero de 2018

En el Tirol austríaco, un 53,5% de los electores rechazó, el 15 de octubre de 2017, un proyecto de candidatura a los Juegos Olímpicos (JJ.OO.) de Invierno de 2026. En Innsbruck, ciudad anfitriona de los Juegos en 1964 y en 1976, la afrenta fue severa: un 67,4% de votos en contra. En febrero, los ciudadanos del cantón suizo de los Grisones tampoco aprobaron el proyecto de Saint-Moritz y Davos para esos mismos JJ.OO. de 2026, con un 60% de los sufragios.

Este recelo no es nada nuevo. Los Juegos Olímpicos, presentados como un acontecimiento popular y universal, son rechazados de forma casi sistemática por las poblaciones concernidas cuando se les consulta. Es lo que ocurrió, en 2013 y 2014, con tres proyectos para los JJ.OO. de Invierno de 2022, en Cracovia (Polonia), en Múnich (Baviera, Alemania) y también en los Grisones. Poco después, la última candidatura europea para 2022, la de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.