ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2004 > 2004/03 > Engranajes de una guerra secreta

Engranajes de una guerra secreta

Numerosos testimonios sobre la guerra civil argelina han puesto en evidencia los mecanismos de contra-insurgencia montados por el ejército argelino en 1992, y vienen a compensar, parcialmente, la falta de investigaciones sobre las exacciones cometidas contra los civiles.

por Djamel Benramdane, marzo de 2004

Doce años después de iniciada la guerra civil en Argelia, ¿qué se sabe realmente de ese conflicto sangriento que dejó cerca de 150 mil muertos, la mayoría de ellos civiles indefensos? Una docena de libros publicados en Francia a partir del otoño de 2000, y prohibidos de hecho en Argelia, aportan una nueva luz sobre los mecanismos de la brutal contra-insurgencia lanzada por el ejército argelino para combatir la guerrilla islamista. Esos testimonios, a pesar de ser fragmentarios y de evocar hechos a veces difíciles de comprobar, han permitido conocer el reverso de una guerra sucia cuyo funcionamiento ha resultado durante mucho tiempo indescifrable, y en la cual los servicios secretos argelinos tuvieron un papel protagonista.

Con el golpe de mano de enero de 1992, que puso fin a un proceso electoral favorable al Frente Islámico de Salvación (FIS), el ejército argelino se apoya en una parte de la sociedad civil (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

DossierDel terror a la normalización

  • Una prensa libre, pero amenazada

    Barbara Vignaux
    Desde hace más de seis meses el periódico Le Matin multiplica sus ataques al presidente Abdelaziz Buteflika: costumbres corruptas, arreglos con los islamistas, incompetencia en la gestión de los asuntos públicos, creciente autoritarismo...
  • Difícil normalización para un país herido

    Lyes Si Zoubir
    Abdelaziz Bouteflika ha esperado al 22 de febrero para anunciar que será candidato a su propia sucesión en las elecciones del próximo 8 de abril.

    Recuadro: “Statu quo” para las mujeres