ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2011 > 2011/10 > El orden moral británico contra la “chusma”

Revueltas urbanas, desprecio de clase

El orden moral británico contra la “chusma”

Evocar un posible recurso al ejército, reclamar “penas ejemplares”, preconizar un control de las redes sociales: en el Reino Unido, el primer ministro David Cameron ha multiplicado las amenazas tras las revueltas del mes de agosto. La agitación de los barrios desfavorecidos ha servido igualmente para estigmatizar de nuevo a las clases populares, declaradas únicas responsables de su suerte.

por Owen Jones, octubre de 2011

Algunos meses antes de las elecciones generales de mayo de 2010, el diputado laborista Stephen Pound pensaba que el electorado británico estaba menos preocupado por un eventual retorno de los conservadores al gobierno que por otra perspectiva: el temor, “casi físico”, de ver “a un lumpen-proletariado adornado con baratijas relumbrantes golpeando sus puertas y devorando a sus niñeras”. Incluso en periodos de relativa tranquilidad, se muestra una cierta altanería en la superficie de las relaciones sociales en el Reino Unido, una de las sociedades más desiguales del mundo. Ha bastado con algunas noches de motines y de pillaje durante el mes de agosto, para que ese desprecio latente se manifestara claramente.

Las calles británicas han reencontrado la calma, pero la agitación se adueñó de los editoriales, de las cuentas de Twitter y de los discursos de los dirigentes políticos. Un adjetivo, “salvaje” (feral) vuelve incesantemente a propósito de los amotinados, de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.