ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2011 > 2011/10 > Sindicalizar la ayuda a domicilio, un trabajo de hormiga

Sindicalizar la ayuda a domicilio, un trabajo de hormiga

Aislamiento de los empleados, falta de tradición sindical, perpetuación de las relaciones de poder tradicionales: son múltiples los obstáculos que dificultan la movilización en el sector de la asistencia a domicilio. A continuación se presentan ejemplos de los departamentos franceses de Ardèche, Berry y Somme.

por Pierre Souchon, octubre de 2011

“¿Ya está vestida, señora Dumas? Voy a arreglar su habitación. Mientras tanto puede tomar su desayuno”. Esta mañana de marzo, la señora Pauline Dumas se dirige lentamente a la cocina. Tiene problemas para desplazarse: con más de 80 años de edad necesita permanentemente la ayuda de una asistente social. Tareas domésticas, paseos, medicamentos, y lectura del Dauphiné Libéré, el diario del sur de Ardèche, ya que la señora Dumas tiene problemas de vista. Elige algunos títulos, y enseguida la señora Galou la abraza y comienza a leerle los artículos seleccionados. Ya hace nueve años que esta ex empleada comercial de la firma Air Liquide trabaja para la asociación Servicio de Ayuda y de Compañía a Domicilio de Ardèche Meridional (Saadam, en francés). Al igual que los treinta empleados de esa organización, la señora Galou tuvo que reconvertirse profesionalmente, y reducir su salario a un tercio. “Tenemos peluqueras, secretarias ejecutivas, mecánicos, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

DossierEl espejismo de los servicios domésticos

El modelo de la empleada doméstica al servicio de una sola familia continúa siendo habitual en ciertas regiones del mundo, particularmente en el Golfo o en Asia.
  • La maldición de la escoba

    François Horn y François-Xavier Devetter
    Entre Les Femmes du sixième étage, de Philippe Le Guay, y Ma part du gâteau, de Cédric Klapisch, en 2011 las criadas ocupan un lugar protagonista en la gran pantalla.
  • Las eternas invisibles

    Geneviève Fraisse
    Tareas tan ingratas como indispensables, asumidas por una abrumadora mayoría de mujeres, con remuneración o sin ella: el servicio doméstico concentra las cuestiones espinosas que se le plantean a la sociedad.
  • De profesión: empleada doméstica

    Julien Brygo
    El Gobierno francés y un sector de la izquierda ven en los “servicios domésticos” una fuente de empleo providencial. En el mundo hay aproximadamente cien millones de empleadas del hogar.