Portada del sitio > Mensual > 2012 > 2012/08 > El olor a sangre humana no se me quita de los ojos. Conversaciones con (...)

El olor a sangre humana no se me quita de los ojos. Conversaciones con Francis Bacon

Franck Maubert
Acantilado, 2012, Barcelona,
128 páginas, 12 euros

por Ignacio Carrión, agosto de 2012

Francis Bacon (1909-93) conversa con Franc Maubert y lamenta que en la pintura contemporánea todo sea falso y artificial. A él le interesa la pintura de verdad, la que no miente. Admira a Picasso que “retorció el cuello del academicismo” ¿Y Balthus?, pregunta su interlocutor. “Academicismo logrado”.

Los cuerpos que retrata Bacon son el reverso de la moneda (comercial) del caricaturista Botero. Me imagino a los grotescos personajes de Botero recibiendo una salvaje paliza con las brochas sanguinolentas de Bacon. Se acabó la parodia. El truco del humor.

En la pintura, y en las palabras que tratan de explicarla, Francis Bacon huye de la tentación sarcástica. La serie de príncipes de la iglesia solo puede ser obra de alguien que ha dicho: “Me eximo de las religiones”, y se acerca a Joyce como un modelo de creación que en Ulises “ha torturado, triturado, despedazado el idioma”. Todo ello (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

Artículo anterior

La depresión y la esperanza