ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/05 > El coste del monolingüismo

Retroceso de la pluralidad de lenguas en los organismos internacionales

El coste del monolingüismo

Idea establecida: generalizar el uso del inglés en los organismos internacionales es más barato. El estudio de los números relativiza esta aserción, basada en una visión parcial y subjetiva. La imposición de una lengua única genera injusticias y errores, mientras que la diversidad lingüística favorece el ejercicio de los derechos y la vitalidad democrática.

por Dominique Hoppe, mayo de 2015

En el seno de las organizaciones internacionales, la política lingüística es objeto de intensos debates. Aunque las normas estatutarias establezcan idiomas oficiales e idiomas de trabajo –seis en Naciones Unidas, veinticuatro en la Unión Europea–, poco a poco se impone un monolingüismo de hecho. Casi sin complejos, se menciona una nueva lengua vehicular: la English lingua franca (ELF). Durante mucho tiempo presentada como el lamentable –pero inevitable– resultado de exigencias presupuestarias, esta evolución parece hoy asumida. La cultura profesional de las organizaciones internacionales asimila actualmente el predominio del inglés, y sus defensores afirman incluso que se ha internacionalizado: liberado de las prácticas y representaciones de los hablantes nativos, ya no constituiría una amenaza para la diversidad lingüística o la equidad.

Adeptos a menudo a la doctrina de la “nueva gestión pública”, quienes defienden la ELF insisten en el hecho de que su uso sería el mejor modo de impedir una insostenible (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.