ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/02 > De los laboratorios chinos a las morgues de Ohio

De los laboratorios chinos a las morgues de Ohio

por Maxime Robin, febrero de 2018

En un mercado de opioides en mutación, la heroína ya no es la principal sustancia que preocupa en Ohio. Ha quedado relegada a un segundo plano por sustancias 100% sintéticas. El fentalino y el carfentanil se han convertido en algunos años en los nuevos enemigos públicos. Marginales hace cuatro años, estas moléculas de monstruosa potencia, varias decenas más fuertes que la heroína, han causado alrededor de la mitad de las 4 050 sobredosis registradas en el Estado en 2016.

Como la heroína, el fentalino se ha extendido después de que el Gobierno estadounidense castigara duramente el tráfico de opiáceos por prescripción (véase el artículo principal). Su ridículo coste de producción le asegura un gran porvenir. La heroína sigue siendo un derivado de una planta: “Fabricarla cuesta caro”, comenta un funcionario de Oberlin, una pequeña ciudad de Lorain County, en el norte de Ohio. “Obliga a un enojoso arriendo: hay que cultivar (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.